Qué es orfebrería: te lo contamos todo

Todavía se pueden ver auténticas maravillas artesanales hechas a mano, aunque no es lo más común. En el caso de la orfebrería regional, podemos descubrir auténticas joyas que adornan cualquier indumentaria y multiplican por mil la exclusividad de una vestimenta. Desde nuestro taller orfebres Valencia, te contamos todo lo que necesitas saber sobre la orfebrería.

Todo lo que debes saber sobre la orfebrería

Es el caso de los trajes tradicionales valencianos. Espectaculares ya por sí solos, adornarlos con piezas de y complementos de ceremonia realizados por orfebres artesanos les dota de una presencia especial, haciéndolo todavía más único.

Así, los orfebres realizan estas piezas a partir de metales preciosos o aleaciones de ellos. Ya antiguamente usaban el oro y la plata para fabricar todo tipo de objetos, como joyas, diversas piezas ornamentales, vasijas e incluso estatuas.

Aunque antiguamente su técnica se basaba en el martillado en frío para crear hilos y láminas  para posteriormente realizar formas diferentes, después se fabricaba mediante calentado y fusión. Más allá de las técnicas para la fabricación de las piezas, merecen mención aparte las técnicas decorativas que hacen que cada pieza sea única y especial.

Desde el puntillado, la decoración incisa, el estampado, la filigrana o el granulado… todas estas técnicas dan como resultado una variedad infinita de objetos, formas, acabados y colores. Por eso, no es de extrañar que exista un amplísimo catálogo de joyas modernas y complementos.

Muy populares en los festejos de las Fallas Valencianas, no hay Fallera Mayor que se precie sin sus correspondientes joyas y adornos hechos de manera totalmente artesanal. No en vano, se trata de piezas únicas y hechas a mano, de gran valor artístico.

Así, es posible verlas llevando con orgullo sus aderezos, peinetas y complementos, elaborados con el máximo mimo por parte de un orfebre artesano. Los pendientes, la joia, rodetes y las agujas traseras. No hay nada que se deje al azar.

La personalización es tal que pueden ser diseñadas especialmente para la ocasión. Normalmente fabricadas en latón y bañadas en oro, admitiendo decoraciones y elementos como las perlas cultivadas. Cada pieza es una joya en sí misma.

Aunque la orfebrería no solo tiene su lugar en el ámbito de las Fallas. También es posible realizar otro tipo de trabajos, igualmente personalizados y únicos, como son las joyas modernas y otros complementos para cualquier ocasión.

Ya sea porque se desea hacer una pieza de marcada inspiración regional o tradicional, o porque se tiene una idea que solo un orfebre artesano especializado podría llevar a cabo… En cualquier caso, apostar por la orfebrería artesanal es apostar por el mimo y el cuidado.

Y aunque sea un oficio en vías de extinción, todavía hay muchas personas que aprecian el buen hacer de estos profesionales, que llevan ejerciendo el oficio desde que eran niños y aprendieron de otro maestro orfebre.

Diseño, tradición, dedicación, esmero, paciencia… todo esto y mucho más es lo que convierte a la orfebrería en un arte que no solo requiere de la técnica, sino también de mucho talento para llevar a cabo los deseos que van dentro de cada encargo. 

Dejar un comentario

WhatsApp chat